miércoles, 12 de diciembre de 2012

NEVADITOS DE MANDARINA

Estamos casi en Navidad, y lo que toca ahora es comer dulces Navideños por doquier. Para todos los que adoran los polvorones, mantecados, tortas, pastelillos, cordiales... Buf! Menudo problemón se os viene encima.

Yo andaba tan contenta, porque no me gustan los dulces típicos de estas fechas, hasta que... Aparecieron en mi vida los Nevaditos... Pecado mortal.

Fueron mis amigos M y C. Un día, vinieron a casa a cenar, y trajeron unos cuantos... No lo olvidaré nunca. Vinieron con una bomba de relojería, ¡qué majos! Pecaminosos hasta el infinito, suaves como la piel de un niño, ligeros como una pluma... Son del tipo de dulce de los que puedes comer y comer, que nunca te hartas. Luego vienen los "¡madre mía!"

Pero, digo yo, a modo de auto excusa, "es una vez al año Ague... No te vas a privar del capricho... Bastantes problemas tenemos ya como para no darte un regalito..." Vale, llevan manteca... Pero ¡bueno! ¡¡También llevan fruta!! :-)

Hasta ahora los compraba. Este año he decidido probar a hacerlos. ¡Ay madre! ¡Buena cosa he aprendido!

La primera hornada cayó entera en un ratico a manos de mis siete sobrinos y MiniM, que se pusieron las botas. Tenía que repetir.

Bueno, pues aquí están. Espero que los probéis, ¡¡y que os gusten!!

NEVADITOS DE MANDARINA

INGREDIENTES

400g de harina

200g de manteca de cerdo

60ml de vino blanco

60ml de zumo de mandarina

1 cucharadita de levadura tipo Royal

Azúcar glass para rebozar

 

¿CÓMO LO HAGO?

Debes tener la manteca a temperatura ambiente, si no es asi, métela en el microondas unos segundos, hasta ablandarla. Precalienta el horno a 180º C.

En el bol donde vayas a amasar, pon la harina, la levadura, el vino blanco, el zumo de mandarina y la manteca. Amasa todo unos minutos hasta que estén todos los ingredientes bien integrados.

Te quedará una masa manejable, que no se pega por la manteca que lleva.

Extiende con un rodillo, a un grosor de uno o dos cm. No hace falta trabajar mucho, crecen un poco en el horno y luego van rebozados, así que permiten manejarlos más rápido en este punto.

Ponlos en una bandeja para horno, cubierta con papel parafinado.

Hornea unos 20 minutos, o hasta que empiecen a dorarse por los bordes.

Saca del horno y pon en una rejilla para enfriar.

Cuando estén templados-fríos, pásalos por azúcar glas, hasta que queden bien rebozados.

¡Listo!

 

 

6 comentarios:

lamamadeunabruja dijo...

Dios qué pinta!!! Menos mal que este año no tengo tiempo para estas cosas...

Luciernaguilla dijo...

Agueda pensaba hacer éste sábado unos nevaditos de naranja que vi por ahí y me sedujo la idea, pero los tuyos.............sin duda cambio de receta!!!!!!!!!!!!
Gracias

Luciernaguilla dijo...

Los hice el sábado y me quedaron geniales!!!!!!!si cambiamos el vino blanco por cerveza y quitamos la levadura daría un resultado parecido?

Ague dijo...

La verdad es que no he probado nada más que con vino... Pero... Por qué no? Seguro qué están buenos también! Mándame una foto si puedes que la cuelgue en la página de Facebook de Una Enfermera en la cocina, por favor!! Ya me contarás como te quedan!! Un abrazo y gracias!!

Ana y Blanca dijo...

Seguro que estaban muy ricos!!
http://juegodesabores.blogspot.com.es

nati dijo...

me encantan te han quedado ummm seguro que estan deliciosos me la apunto un beso y felices fiestas